— Blog —

Cepas

“Tienes que probar el vino de Franconia”

“Tienes que probar el vino de Franconia”

Así volvería diciendo de su viaje de Alemania una querida amiga sibarita ella y de muy buenos gustos sobre vinos.

Me había contado que viajaría a Alemania pero no imaginé sus aventuras por Franconia. Debo reconocer que ni siquiera sabía acerca de la zona como un sitio vitivinícola reconocido. Y tan conocida es que cuenta mi amiga que los lugareños repiten la anécdota de Goethe con su vino favorito de Franconia al decir: “Mándame unas cuantas botellas más de Wurzburgo, porque ningún otro vino llega a gustarme tanto”.

Pero ¿Qúe es la botella de Wurzburgo? – pregunté a mi amiga.

Obviamente Wurzburgo es una ciudad de Alemania, Capital de Franconia y bañada por el río Meno. Con una población de 130 mil habitantes es la ciudad donde nació la botella  “Bocksbeutel” , que desde 1726 es la botella oficial para el vino de las mejores parcelas de la finca Juliusspital Würzburg, en Franconia.

Franconia, según me cuentan es un conjunto de pequeñas ciudades y localidades medievales con paisajes de ensueño con un clima casi mediterráneo y que lleva un siglo de cultura del vino. Además, es una de las regiones vitivinícolas más modernas, con unos vinos excelentes distinguidos con numerosos premios internacionales y con una arquitectura vitivinícola moderna.

Franconia tiene una superficie de producción de 6.045 has, el 20% de las cuales se extiende por laderas en pendiente y por terrazas de viñedos. La variedad de uva más famosa de Franconia es la Silvaner, seguida de cerca por la Müller-Thurgau. En el caso del vino tinto, las variedades Domina y Spätburgunder lideran el ranking.

El 40% de los vinos se insertan en las famosas botellas Bocksbeutel. La forma de esta botella se relaciona rápidamente y de forma espontánea con esta comarca vitivinícola. Hoy en día continúa siendo un emblema de la procedencia geográfica, pero también de la gran calidad del vino.

En cuanto a sus suelos, la diversidad marca el paisaje de Franconia, las cepas crecen en rocas primitivas cristalinas, y en algunas zonas lo hacen sobre piedra arenisca. En el núcleo de cultivo del vino, alrededor de Wurzburgo, los vinos están marcados por el suelo calcáreo (Muschelkalk) mientras que en el bosque Steigerwald ejercen su influencia los suelos de la formación geológica del Keuper. La piedra arenisca abigarrada, el Muschelkalk y el Keuper se denominan también el “Triásico de Franconia”.

El clima de Franconia es continental. Esto provoca que todos los años haya una fase de vegetación sin heladas de entre 160 y 190 días, que las horas de sol alcancen las 1600 o 1750 horas al año, que la temperatura media anual sea de entre 8,5 y 9,0° C, y que el nivel medio de precipitaciones sea de entre 500 y 600 mm.

En Franconia hay más de 5.400 empresas vitivinícolas, de las cuales aproximadamente el 33% explotan una superficie  de más de 1/2 ha.

El vino recomendado por mi amiga es Würzburger Stein Silvaner 2006.

Habrá que probarlo.

 

Agregar comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos obligatorios están indicados con *