— Blog —

Cepas

Marsanne

Marsanne

Los últimos años venimos asistiendo en Argentina a nuevos ensamblajes en materia vino. Tímidamente nos hemos ido animando a elaborar nuevas combinaciones que ya existen en otros países, sobre todo en los del Viejo Mundo.

Esto es más notorio en los vinos blancos, ya que en los tintos podríamos decir que seguimos muy apegados a los varietales, no somos muy adictos al estilo francés o español.

Pero, claro una de las supuestas razones por las que no se elaboran más ensamblajes es que no contamos con muchas de las cepas que sí existen o se dan bien en otros países. Podríamos analizar si esto es porque no se adaptan a nuestros suelos, o porque es mejor cultivar lo que ya tenemos probado o porque diversificarnos puedo ser un riesgo.

Pero es verdad también, que muchas bodegas o enólogos, se atreven y están en la búsqueda de “esos” vinos distintos, no habituales en nuestros país , y por tanto si toman el riesgo.

Tal es el caso de bodegas como Matervini quien de la mano De Santiago Achaval y Roberto Cipresso se atreve a elaborar un blend de cofermentación de blancas típico Del Valle del Ródano en Francia: Marsanne, Roussanne y Viognier. En este caso de viñedos de la zona de Chacayes, en Valle de Uco.

De origen francés, la uva Marsanne da vinos muy interesantes. Normalmente se la utiliza junto a otras variedades blancas.

Originalmente la variedad de uva blanca Marsanne proviene de la localidad de Marsanne, en la zona más septentrional del valle del Ródano, al sureste de Francia, aunque se desconoce de que variedad primigenia pudiese descender.

Esta variedad es de fácil cultivo, resistente, vigorosa y de buena producción. Es sensible a los extremos térmicos, tanto por frío como por exceso de calor, y al estrés hídrico, por lo que conviene monitorizar su riego. Por lo compacto del racimo es muy sensible a la botrytis si las precipitaciones o la humedad se presentan en plena estación de maduración.

En Mendoza la superficie total cultivada de Marsanne es de 2 hectáreas, al igual que Fiano y Garnacha Blanca.

Los vinos con la variedad Marsanne dan un tono amarillo pajizo llegando a los reflejos verdes. Debido a ser por lo general un vino de baja graduación alcohólica, se destina para ensamblajes. Tiene una buena intensidad aromática, no es muy ácido, y en boca destacan sabores minerales.

Por su baja acidez y elaborado como vino monovarietal Marsanne, se recomienda un consumo inmediato.

Si buscamos un poco más podemos encontrar que también han utilizado Marsanne para elaborar sus vinos Alejandro Sejanovich en Zaha un varietal 100% Marsanne. O por ejemplo encontramos Marsanne en un bivarietal como el Ver Sacrum Geisha de Jade. Marsanne-Rousanne.

Nuestra recomendación es que hay que atreverse a probarlos. Son todos diferentes pero muy atractivos al paladar. Vinos que no defraudan y que además nos abren un universo más amplio en nuestro registro mental de vinos.

 

 

Agregar comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos obligatorios están indicados con *