— Blog —

El Vino

Cosecha 2018: buena cantidad y calidad excepcional

Cosecha 2018: buena cantidad y calidad excepcional

Y es una excelente noticia, después de conocer en números la caída en las ventas de vino durante el año 2017, los enólogos e ingenieros agrónomos describen a la cosecha 2018 con buena sanidad y condiciones óptimas para la vinificación.

Así lo informaba Diario Los Andes algunos días atrás en su matutino.

“Luego de pasar dos años tormentosos, con cosechas muy por debajo del promedio y transformándose en las peores de los últimos 50 años, la Vendimia 2018 parecería dar tranquilidad y respiro a una industria que trata de sortear cada año los inconvenientes de una macro complicada.

Recordemos que hace 10 días el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) dio a conocer la primera estimación de producción de uva para todo el país. Según informó el ente técnico, la cosecha en Argentina será de 22.000.000 de quintales como piso y de 23 millones de quintales como máximo, lo que implica un aumento entre el 12% y 17% comparado con 2017.

Así las cosas es que esta estimación brindada por el presidente del INV, Carlos Tizio, dio un respiro al sector luego de que en 2016 se levantaron 17.282.919 quintales, en lo que se consagró como la peor cosecha desde 1960, y en 2017 19.634.625 quintales, la segunda peor del siglo. En Mendoza, la producción de uva tendría mejores rendimientos, tras la drástica caída de 2016. Según el reporte dado a conocer, en la provincia se cosecharían unos 14 millones de quintales de piso, lo que implica un aumento de 11% comparado con 2017, cuando se cosechó un total de 12.619.004 quintales.

“Por lo que se ve en el campo, las uvas están madurando de forma normal, impulsadas principalmente por la ausencia de altas temperaturas.” 

De todas formas, Tizio aclaró que “la cosecha de este año aún está por debajo del promedio de la década de Argentina, que alcanza los 24,6 millones de quintales”. Como punto a favor, el directivo indicó que “la uva tiene excelente sanidad y buena calidad”.

Este punto fue coincidente con los técnicos consultados por Los Andes y parecería ser, por lo menos hasta el momento, que la cosecha 2018 se enmarca con tranquilidad, no solo por la cantidad, sino por la calidad y baja probabilidad de enfermedades.

En este marco, Daniel Pi, enólogo de Trapiche, mencionó que a nivel país la cosecha se presenta muy tranquila con calidad excepcional. “En los Valles Calchaquíes las uvas están sanas, con rindes históricos y de hecho, por encima de lo normal. En San Juan, también viene muy bien la cosecha, un poco más avanzada y con incrementos en cantidad en la mayoría de las zonas, exceptuando el Valle de Pedernal que se vio afectado por helada”, describió el enólogo.

En relación a Mendoza, Daniel Pi aclaró que aún es pronto para sacar conclusiones, pero señaló que en líneas generales hay una vendimia muy tranquila con respecto a la sanidad de las plantas y hasta el momento, con una óptima calidad. “Esto último se ve reflejado en las primeras uvas blancas que estamos levantando, así como algunas tintas, como merlot y pinot noir”, comentó.

“En cuanto a las demás variedades todavía es pronto, pero por lo que se ve en campo estamos ante una cosecha con buenos colores y madurez, ayudado por el clima seco de este verano, que colabora también en tener buena sanidad”, explicó el enólogo de Trapiche.

De hecho, estimó el profesional que debido a las temperaturas más frescas la cosecha se ha adelantado aproximadamente una semana y va a terminar con un tenor azucarino deseable en todas las variedades.

Con respecto a la cantidad, indicó que la cosecha será más alta comparada con los últimos dos años, como fue pronosticado por el INV. “Una de las regiones más afectadas por contingencias, además del Valle de Pedernal, es el Valle de Uco,pero solo en algunas fincas de Altamira, El Cepillo y Los Árboles, donde mermó la cantidad a causa de las heladas de octubre; pero esto es muy relativo y la afectación ha sido muy leve”, continuó.

Al comparar esta vendimia con las anteriores, Daniel Pi observó que “en volumen se parece a la de 2012”, pero aclaró que aún no se puede hacer una comparación en calidad,  debido a que las variedades más importantes aún no se cosechan.

Por su parte, Pablo Ceverino, ingeniero agrónomo y asistente de enología de Casarena  Bodega y Viñedos, comentó que este es un año de rendimiento promedio en sus viñedos. “La zona de Agrelo fue una de las más afectadas por las heladas primaverales y por ende puede existir una baja en volumen global, pero la calidad es superior a la de los años pasados”, aseguró.

En tanto, el enólogo de Catena Zapata y El Enemigo, Alejandro Vigil, coincidió con su colega en indicar que hasta esta semana están viendo un buen ritmo de cosecha, tanto en calidad como en cantidad, y también mencionó que se espera que se adelante 5 o 6 días, dado principalmente a las temperaturas más frescas.

Asimismo, acentuó que la uva que está ingresando a bodega es de muy buena sanidad y los mostos que hasta ahora se están elaborando -principalmente de blanca- son de alta calidad. “Lo mismo nos está pasando en La Rioja, San Juan y Salta en donde hemos empezado a cosechar”, agregó.

En el caso de esta bodega las heladas no terminaron afectando a los viñedos y en cuanto al Valle de Uco, Vigil indicó que se trata de una de las mejores cosechas de los últimos 10 años. “Ha sido un año seco, con buena sanidad, sin ataque importante de oídio, botritis y peronospora, por lo que no hemos tenido grandes inconvenientes”, sostuvo Vigil y agregó que “este año las uvas están llegando a niveles normales en cuanto a color y tenor azucarino, sobre todo con posibilidad de elegir según el estilo de vino”.

Para Antonio Mas, enólogo e ingeniero agrónomo de Bodega Antonio Mas Wines, las heladas tardías afectaron algunas zonas. Sin embargo, aclaró que la vendimia 2018 en la zona de La Arboleda, Tupungato, Valle de Uco es superior en calidad y cantidad a la del año anterior.

“Las heladas tardías solo afectaron lunares bajos de los viñedos en las variedades chardonnay y muy poco en malbec. Este último, dadas las condiciones climáticas, logró buen cuaje en floración, por lo que no hubo corrimiento importante en racimos. El manejo hídrico permitió sortear las acciones climáticas, a pesar de los picos de calor de enero”, explicó.

Para el ingeniero agrónomo Sebastián Zuccardi, el panorama también es muy alentador en la vendimia que recién está empezando. Concordó en indicar que la calidad de la cosecha es extraordinaria y que este año se presentó con pocas lluvias y sin demasiadas complicaciones, dado a que es una temporada seca.

“En la zona Este y Valle de Uco empezamos la semana que viene con tintas y hasta el momento solo hemos levantado algunas blancas. Con las uvas de más calidad recién empezaremos la próxima semana. No obstante, estamos frente a una vendimia cualitativamente muy buena, con equilibrio de acidez y azúcar”, remarcó el profesional.

Así fue que Zuccardi describió al 2018 como un año tranquilo. “Por lo que se ve en el campo, las uvas están madurando normalmente, impulsadas por el hecho de que no está haciendo tanto calor. Eso permite que se desarrollen sin inconvenientes”, añadió.

En tanto, Bernardo Bossi Bonilla, enólogo de Bodega Vinos de Potrero (Gualtallary, Valle de Uco) y Los Toneles (Valle de Uco, Mendoza), sostuvo que “en Altamira los malbec se vieron afectados en la cantidad”. No obstante, remarcó que en calidad “va a ser una cosecha estupenda” y contó que en las fincas ya comenzaron a cosechar variedades blancas (chardonnay), y pinot noir para base de espumante y un poco de viognier y sauvignon blanc, también para base de espumantes. “Ya la semana que viene se va a poder cosechar para vino, por el estado de la madurez y el azúcar”, agregó.

“Encontramos también una muy buena sanidad y muy buen nivel de maduración. Puedo decir que va a ser tan buena como la cosecha pasada”, concluyó.

Y sí son gratas noticias. Habrá que recordar esta cosecha y esperar los vinos 2018.

 

Agregar comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos obligatorios están indicados con *