— Blog —

Accesorios

Descriptores

Descriptores

Miguel Brascó era un grande. Tal vez el más creativo de los degustadores y comunicadores del vino, y nos regaló un vocablo que quedó en la mente de todos a la hora de describir un producto: «piripipí». Al leer las fichas técnicas de los vinos caemos en «aroma a cassis», «perfumado como el maracuyá», «flores violáceas»… Inmediatamente nos viene a la cabeza Brascó, el piripipí y el «chamuyo» del vino, porque damos gracias si podemos apreciar la vainilla en los vinos con madera (sí, al principio todos los vinos tienen notas a «cítricos», «vainilla» y «lácteos»).

Cada cepa tiene sus descriptores aromáticos propios y es «frustrante» no encontrarlos. Esto se debe a varios factores:

  • No reconocemos el producto original (¿tuviste alguna vez cassis en tu mano? ¿y en tu nariz?)
  • La presencia no es muy intensa, y por consiguiente alguien con una nariz poco entrenada, puede pasarlo por alto.
  • La memoria olfativa (aunque hayas tenido un maracuyá fresco cercano a tu nariz, ¿fue hace 25 años?)

Y podemos buscar más aún, tanto en aromas como en sabores.

Entonces, ¿estamos perdidos y nunca podremos detectar la nota mineral en el vino?. La respuesta es NO. Sólo hay que entrenarse, y en este caso sí es divertido. Además de hacer cursos y catas guiadas hay un producto muy interesante.

spirituDe la mano de Marcela Rienzo, descubrimos su Spiritu, que es un kit de entrenamiento en aromas del vino. Con frascos numerados, podés reconocer a qué corresponde cada perfume y «grabarlo» en tu memoria.  Es un antes y un después en reconocer aromas del vino. Aparece el «cuero», el «pomelo», la «miel». A cada aroma le corresponde una carta con la información de cada descriptor y en qué cepas va a notarlo.

Si no saben qué pedir como regalo de cumpleaños, vayan meditándolo. No se van a arrepentir.

Agregar comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos obligatorios están indicados con *